Obituarios: Dios

Aunque algunos voceros afirman que esta información es algo vieja, en la redacción nos enteramos esta mañana, por tanto, anunciamos la lamentable pérdida metafísica de Dios, el Todopoderoso. Hombre (o mujer o rana) nacido en… en… en… en el principio de todo, quien muere a la edad de… de… de… viejo, tras haber luchado por muchos años contra una terrible enfermedad degenerativa, la ciencia.

Dedicó su vida al silencio, la indiferencia y el desdén, incluso podría decirse, dedicó su vida a la noble y loable labor de no existir, razón por la cual muchos de sus fieles seguidores le estarán eternamente agradecidos, porque si en realidad existiera, se enteraría de lo que realmente hacen sus seguidores durante la vida.

Le recordaremos siempre por los trucos de cocina en los que convertía costillas en personas, su animadversión irracional hacia las manzanas, y !¿cómo no?!, su bella costumbre de matar a todo aquel pueblo, comunidad o raza, que no se rindiera a sus pies.

La iglesia, consternada, apura los cortejos fúnebres, que en virtud de la magnitud del muerto implican costos altísimos, por lo cual, invitan a toda la colectividad a colaborar económicamente para llevarle al sepulcro; de igual manera anuncian que la muerte del Dios padre deja una impresionante cantidad de hijos huérfanos, así que para cualquier colaboración monetaria que deseen realizar, pueden encontrar la información en su lápida en forma de epitafio:

“Colabora con los hijos de Dios, llama al 0800-vaticano”.

por Gocho Zam

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn