Soneto al último fósforo

El fogón nunca trabaja
sin el fuego que siempre quema
pero ¡Vaya qué problema!
sólo hay un fósforo en la caja

Qué terrible estratagema
este peligro que me raja,
porque si la llama se me baja
es como en el recto un enema.

Lo enciendo con cuidado,
el fogón me marca la ruta
pero la llama se ha cansado

Qué desgracia tan absoluta
El fósforo se ha apagado
se ha apagado el hijueputa.

por Gocho Zam

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn