¡Golpe!

golpeUna extraña ola de golpes azota todo el territorio nacional, esto, luego del accidentado y crítico comienzo del año 2015 en el que, desabastecidos, en colas y con unas semifinales del béisbol venezolano bastante aburridas por falta de un Caracas-Magallanes, las personas habitantes del territorio nacional (casi ciudadanos), han comenzado a darse golpes porque si.

“Me dio duro”, dijo Américo Buendía refiriéndose al golpe recibido por parte de su esposa. “Hicimos varias horas de cola para tratar de conseguir azúcar, usted sabe, el cafecito, pero cuando abrieron eso se embochinchó todo y nos pasaron por encima. Cuando llegamos a la casa mi esposa me golpeó por pendejo”.

La extraña ola de golpes se ha extendido a distintos sectores de la sociedad venezolana afectando incluso a la clase política, por lo cual nuestro corresponsal en la gira que el Presidente de la República realiza por los países OPEP relató que: “Ayer en la noche, durante la cena, el presidente estaba comiendo y comentó al jeque qatarí que llevaría alimentos venezolanos para enriquecer esa comida tan escuálida, tan insabora, tan inocua; justo en ese momento Cilia Flores lanzó un golpe frontal (o sea, un recto, no un golpe con la frente) que conectó en la quijada a su esposo”.

En los sectores militares también se ha extendido la ola de golpes, incluso ayer estuvo toda la noche sonando en algunos cuarteles militares la canción, “Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga, le echó a burundanga, les hinchan los pie”. Esto mientras todos los presentes parecían, ansiosos, esperar un golpe.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn