Soneto al hueco en la calle

huecoEn mi carro avanzaba tranquilo,
en la calle resonaba su eco,
mas sorprendido por un golpe seco
a mi pobre carro casi mutilo.

Manejando siempre al filo
en la cornisa de un toche hueco
en el que asustado me defeco
y nos mantiene siempre en vilo.

¡¿Pero es que hasta cuando lo digo?!
Están en todos lados cual carnada.
No me importa si es un amigo,

no importa si es una tontada
alguna esperanza yo abrigo
de arreglar esta hijueputada.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn