Soneto a la cola

colas enSiempre llegando y me dice “Hola”
Cual telaraña ella me atrapa,
así busque sólo una cachapa
armada y larga hallo la cola.

Tal martirio es como una ola
de la cual nadie pronto se escapa
donde el de alante siempre tapa
y el de atrás recuesta su bola.

Porque apareces en todos lados
compre carne, gasolina o frutas
y no importa si están pagados

O te la calas o no disfrutas.
Nos tienes hartos y muy ahogados
maldita cola de la remilputas.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn