Soneto a la correa

correaDesde que contaba mi primer año
cuando vivíamos en la casilla
con la correa o con la hebilla
tenía yo que pagar algún daño.

Ya fuera realizar algún engaño
o hubiera yo partido la silla
con seguridad siempre se me pilla
y sin duda sale un buen regaño.

Simplemente no hay forma alguna
no logro escapar a la correa.
Conocido es desde la cuna

desde que se caga y que se mea,
que si por pendejo rompes la luna
ganaste tu coñazo de correa.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn