Un hada muere cada vez que alguien duda del gobierno

La-magia-de-las-hadas2Un representante del ejecutivo nacional anunció esta mañana en rueda de prensa que, cada vez que alguien duda de la palabra o acción del gobierno, uno de estos hermosos seres mitológicos muere, exactamente como nos enseñó Peter Pan en su autobiografía sobre su vida en Nunca Jamás.

“Pobrecitas las Hadas. ¿No les da pena tratarlas así señores reporteros?”, señaló el representante gubernamental mientras una triste lágrima rodaba por su mejilla. Lágrima que se limpió y secó con un billete de cien dólares. “¿Es que ustedes no tienen corazón?”, sentenció el vocero en medio de sus declaraciones.

Algunos reporteros, confundidos, cuestionaron la declaración: “¿Pero si las hadas no son…”, siendo abruptamente detenidos por el personaje gubernamental. “¡Pero ve que no aprenden! ¡Qué es eso de Pero! ¡Pero! ¡Pero! No, no, no. Asesinos, inhumanos, no las maten; sólo tienen que decir: ¡Yo sí creo en las Hadas! ¡Creo! ¡Creo!”.

Profundamente deprimido por la actitud de la prensa, el representante gubernamental se despidió del evento, no sin antes asegurar que los reporteros, con sus dudas, habían matado sólo durante la rueda de prensa a más de diez hadas, pero por suerte para ellos (el gobierno), los cíclopes no sucumben ante la duda.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn