Denuncian a Dios por obsolescencia programada de la vida humana

DiosObstinados con la idea de su propia muerte, y por ende, de lo frágil y fútil de su propia existencia, un grupo de ciudadanos se presentó ante entes judiciales internacionales para denunciar a Dios, “El creador”, por la obsolescencia programada de la vida humana.

“¡Qué clase de aberrante retorcido es ese señor!”, declaró uno de los humanos indignados al comienzo de sus declaraciones. “¡El creador! ¡El creador! ¡No joda! Creador un coño, será El Acreedor. No es más que un maldito egocéntrico que sólo quiere cobrarnos su “gran obra”.

Otro de los humanos demandantes ratificó su molestia con la figura divina del todopoderoso, y en torno a ello declaró que: “Mira, nosotros sólo queremos justicia. Es ridículo vivir con esta angustia para que, por decisión de ese señor tengamos, si o si, que morirnos. Es un gran hijo de puta; por eso pedimos para él pena de muerte, para que sepa lo que se siente”.

Las declaraciones se interrumpieron súbitamente cuando, desde el cielo nublado, un pequeño halo de luz escapó e iluminó a los presentes. El silencio se apoderó del lugar en espera de algún mensaje “divino”, no obstante, el silencio continuó reinante -y continúa-; sin embargo los allí presentes se han provisto de techo y alimento para continuar la espera -hasta que la obsolescencia programada accione sobre ellos, claro-.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn