Obituarios: Aragorn

AragornHa descansado en la paz del creador, o sea, en la de Tolkien, el reconocido héroe de la tierra media, Aragorn. A pesar de su ya avanzada edad, no sufría ningún tipo de trastornos de salud, por tanto su eternamente joven reina, Arwen, sorprendida intenta asimilar el trágico fallecimiento.

Dedicó su vida a desplazarse de bar en bar entre los distintos bosques de la tierra media como un vago sin oficio ni beneficio, lo cual le ganó el apodo de: “El capitán de los montaraces del Norte”. Famoso bar ubicado en el punto más septentrional de la tierra media.

Luego de esta vida errante de entrega total a los placeres de la vida, se dedicó a reinar, que es básicamente lo mismo, sólo que con sirvientes y ropa limpia. Es por esto que será recordado por su inagotable buena suerte, pues además de lo ya mencionado, se casó con una mujer que no envejece.

Mientras las investigaciones sobre su muerte avanzan, Arwen, su joven esposa, invita al reino unificado de Gondor y Arnor al sepelio que se efectuará mañana. La reina Arwen lo presidirá, esto a pesar de ser señalada como sospechosa de la muerte del rey, pues sobre la lápida de su marido descansará el siguiente epitafio:

“Se solicita nuevo Rey. Requisitos: Menor de 35 años, más de 1.80mts, ojos claros, civilizado en sociedad, bestia en la cama, y por favor, mortal, o sea, que no dure tanto como el anterior.
Atte. La Reina”.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn