Reino Animal: Melodicus Sectarius

MúsicaDescripción:
Mamífero conservador, beligerante y agresivo, cuyo principal objetivo, además de idealizar el género musical de su preferencia, es deslegitimar las demás expresiones musicales con el epíteto: “Eso no es música”.

Anatomía:
Depende de la secta musical a la cual pertenecen: Los metaleros usan sus extremidades superiores para hacer la “guitarra de aire”, mientras que la secta académica los usa para imitar al director de orquesta. Los vallenateros, en cambio, usan sus extremidades superiores sólo para sostener botellas. Los salseros y la secta electrónica usan todas sus extremidades al unísono, con la diferencia de que los primeros muchos más rítmicamente que los segundos. Los reguetoneros y bachateros, por su parte, mantienen sus extremidades estáticas mientras agitan la pelvis. Mención aparte merece la secta de la canción de protesta, quién usa sus extremidades para intentar callar a las demás personas, pues no lo dejan escuchar la letra.

Alimentación:
Su alimento predilecto son las jóvenes almas que buscan desesperadamente un sentido identitario de grupo. Allí su prédica es mucho más fértil, pues siembran la mitología de su secta musical, y cosechan el rencor contra otras manifestaciones que “dañan la música”.

Hábitat:
Está igualmente determinado por su secta: Discotecas, pub´s, bares, licorerías, teatros, etc. Cuando individuos de una secta entran en el hábitat de otra, generalmente se mimetizan y disfrutan, para luego, al volver a su secta, contar la trágica historia que han sufrido.

Reproducción:
Es abundante pues, en términos generales, el objetivo de todas y cada una de las sectas es el mismo: La reproducción. Por esto cada una de sus variantes anatómicas no son más que diferentes danzas de apareamiento.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn