Obituarios: Morfeo

MorfeoHa descansado en la paz del creador, Morfeo, el gran profeta de la profecía profesada a los profesados (valga la redundundundancia). Falleció trágicamente tras ingerir por equivocación, en vez de su pastilla para la tensión, una de sus píldoras rojas vencida.

Dedicó su vida, como todo profeta, a ofrecer montañas de humo, epopeyas utópicas, fantasmas gloriosos, honor en botella, etc. Con un éxito tan contundente en esta labor que convenció a cientos de personas de ser felices viviendo en las cloacas.

Será recordado por arruinar la vida de muchos prometedores ciudadanos modernos, como Neo por ejemplo, quién pasó de ser un exitoso informático de una importante empresa de software, a peón de una arcaica y destartalada nave.

Sus actos fúnebres serán realizados el día de mañana, por tanto, se invita a todos aquellos que encontraron en Morfeo una guía espiritual, a acompañarle hasta su sepulcro para el descanso eterno. El epitafio rezará su última reflexión antes de morir:

“¡Mierda! ¿Por qué no hay píldora de resurrección?”.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn