Inventan máquina que detecta y anula estupideces

Un grupo de científicos reunidos en el Centro de Investigaciones Inútiles y Costosas (CIIC), anunció esta mañana, en rueda de prensa, la exitosa culminación del proyecto que les ha consumido los últimos años de sus vidas, además de gran parte de los recursos de las vidas de otros: La máquina que detecta estupideces y las anula antes de poder decirlas.

“Este proyecto es…”, comenzaba a decir uno de los científicos cuando sorpresivamente sus labios se sellaron como una bóveda impidiéndole pronunciar palabra alguna. Extrañado por el súbito silencio impuesto a su discurso, el científico orador miró alrededor y descubrió que la máquina en cuestión estaba encendida. Sonriendo se acercó a ella y la apagó para así continuar su discurso.

“¡Perdón! –dijo el científico entre sonrisas- es que estaba encendida y a veces es muy sensible”, explicó el orador en tono de jovial anécdota, mientras los presentes, extasiados por la prodigiosa máquina, ansiosos se lamian los labios por tenerla y hacer uso de ella.

Nuestro corresponsal, siempre curioso, preguntó a los voceros si antes de gastar millones de recursos en una investigación de este estilo, no sería más fácil simplemente pensar antes de hablar. Ante la pregunta, los científicos encendieron la máquina y pidieron a nuestro corresponsal que les repitiese la pregunta, lo cual hizo de forma clara y concisa sin ser interrumpido por el aparato, por tanto, los científicos tomaron la máquina y se la lanzaron directo a la cabeza, mientras exclamaban, “¡Siguiente pregunta!”.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn