Reportero no cubrió la noticia más importante del año

PeriodistaLoca y desesperadamente saltó de la cama Gocho Marx, reconocido reportero de Maconlandia, esto tras darse cuenta de que, producto de su descargado celular, la alarma despertadora no había sonado, por tanto, mientras él aún vestía pijama la pauta que debía cubrir estaba en pleno desarrollo.

“¡Mierda!”, pensó Marx mientras corría entre los carros atascados en el tráfico. “¡Tanto apuro para nada!”, resaltó posteriormente al percatarse de que, a pesar de llegar con dos horas de retraso a la rueda de prensa, ésta no había comenzado.

Por desgracia el apuro pasó factura al joven reportero, pues agobiado por el hambre aún no saciada en el amanecer, decidió ausentarse del recinto donde se llevaba a cabo la rueda de prensa, y presuroso, entregarse a la búsqueda de algún barato manjar, de aquellos que abundan en cualquier mercado popular.

Satisfecho su apetito regresó al recinto, no obstante esta vez todos los demás reporteros iban saliendo con cara de asombro. “¡Nunca pensé que dijera eso!”, decían unos. “Esto va a ser la noticia del año”, decían otros. Nuestro reportero, mientras tanto, golpeaba fuertemente su mano derecha contra su frente mientras pensaba: “¡Mierda, la cagué!”.

Tras llegar cabizbajo a la sala de redacción del medio, Marx intentó explicarle lo ocurrido a su editor. Este, sin embargo, lo interrumpió antes de que el reportero pudiera explicarle nada, y atinó a decirle con notable emoción y ansiedad: “¡Nada! ¡Nada! No me cuentes nada. Lo quiero leer. ¡Escribe la mejor noticia de tu vida! ¡Quiero saber todos los detalles de lo que dijo!”, concluyó el editor sin saber que Marx no logró capturar las declaraciones, ni las repercusiones, ni una foto, ni nada. El reportero, entonces, buscó un café, se sentó cómodamente frente al computador y escribió cada uno de los detalles como su editor pidió.

por Gocho Zam

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn