Soneto al despertador

Despertador

No acaba de salir el sol,
el cuarto completamente oscuro,
y cual pellizco en el pezón
el despertador retumba duro.

Pero qué triste desazón
despertarse con apuro.
¡Es que ni ponerme el calzón!
Despertarme debo ajuro.

Y no me vengan con la razón
de que es por disciplina;
levantarme es un bajón,

levantarme me extermina.
¡Tan calentito el colchón,
y lo que el dormir me fascina!

por Gocho Zam

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn