Iglesia católica pide disculpa en Ruanda

ruandaPor medio de una lectura en voz baja casi a modo de murmullo, en santuarios abarrotados por cientos de empobrecidos ruandeses que van a consumir la hostia como única fuente de alimentos en sus aldeas, la iglesia católica ha pedido breves disculpas por su “pequeña” participación en el genocidio ocurrido en Ruanda en 1994, en el que fueron asesinados un millón de ruandeses en cien días. Al tiempo que el papa Francisco se comprometió desde el vaticano a regañar y poner un adhesivo rojo con una cara triste a los sacerdotes y monjas que participaron señalando disidentes y Tutsis para ser ejecutados durante el genocidio.

El sacerdote Gilian Kigali leyó: “Lo siento, nos dejamos llevar, gracias por su comprensión”, para proseguir su sermón diciendo, “esto no quiere decir que nosotros enviamos caballeros templarios e iniciáramos una cruzada para matar Tutsis, simplemente no nos opusimos a que los Hutus entraran a nuestros templos o a responder a las autoridades dónde se estaban escondiendo. Después de todo ¿Cómo íbamos a saber que los Hutu estaban matando Tutsis? Pensábamos que estaban jugando a las escondidas.

Por su parte Athanase Seromba, sacerdote ruandés condenado en 2004 por crímenes de lesa humanidad, aseguró que no siente arrepentimiento alguno de sus actos, “igual los iban a matar, así que aproveché el negocio, dime tu, qué mejor lugar para que te maten que dentro de una iglesia, allí podían rápidamente recibir mi extremaunción, confesar sus pecados conmigo y tener un servicio fúnebre decente, todo bajo los principios que me enseñaron en roma, amor, mucho amor… por las monedas.”

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn