Adán y Eva expulsan a Dios del jardín del Edén

Anonadado, confundido y desorientado quedó el altísimo, omnipresente y todopoderoso Dios; esto, producto de que, tras abrir la puerta del baño donde se encontraba por dolores estomacales, encontrase que lo habían deportado fuera del paraiso. “Aún no logro entenderlo, yo no he hecho nada malo”, dijo Dios entre sollozos mientras nostálgico y desde lejos miraba…